¿Pueden las grandes marcas quedar obsoletas por la Inteligencia Artificial?

“Las marcas aparecerán en un segundo plano a medida que tecnologías de Inteligencia Artificial se vuelvan más frecuentes”. Esto afirmaba Aaron Shapiro, director general de la firma de mercadotecnia Huge,  en una nota a la publicación Marketinsider.  Refiriéndose a la Inteligencia artificial y el aprendizaje automático (machine learning) esto decía. “A medida que las máquinas comiencen a tomar más decisiones para las personas, los vendedores van a ver mas dificultada la posibilidad de entender cómo entrar en esa ecuación y cómo influir en el comportamiento del consumidor”.”Esto puede ser muy perjudicial para muchas empresas”.

Las tecnologías de inteligencia artificial motorizan herramientas como la nueva aplicación de desbloqueo de reconocimiento facial de Apple y el asistente inteligente de Google.

Inteligencia Artificial

La IA está en su infancia, pero ya está apareciendo e impactando en las vidas de los usuarios de manera significativa. Esto podría ser un gran problema para las empresas de marketing como la de Shapiro. El mismo dice que para comprender el impacto de la IA en las marcas, imaginemos una heladera futurista inteligente. Esta tiene cámaras para rastrear los alimentos que se encuentran en su interior. Puede ver que la leche se está agotando.

Está conectada a su su tarjeta de crédito y su tienda de comestibles en línea preferida. Conoce sus hábitos de compra y puede soliticitar una nueva leche en función a sus gustos.

“Ya estás encerrado en tus preferencias y has terminado”, dijo Shapiro. “Ni siquiera estás decidiendo qué mas quieres comprar de comida”.
Puede ser que esta heladera, así como la describimos, no exista aún, pero podría existir pronto. Visa ha dicho que espera que todos las heladeras en el futuro estén conectadas a una tarjeta de crédito. Espera también que cuenten con capacidades incorporadas de entrega de alimentos.

IA según Shapiro

Pero la IA no solo afectará los hábitos en el consumo de alimentos. Shapiro dijo que el asistente de Alexa de Amazon ya le permitió comprar productos sin haber sido demasiado específico en la búsqueda. Cuando solicitemos por ejemplo detergentes, Amazon seleccionará uno que creele gustará en función de su algoritmo. Si bien uno tiene que confirmar esa elección, Amazon ya puede catalogar y ordenar cientos de marcas y elegir una especial para nosotros.

“La mayor parte de Internet hasta hoy ha sido sobre más opciones”, dijo Shapiro. “Ahora con el aprendizaje automático (learning machine), no se trata de todo, se trata solo del producto perfecto para uno”.

Shapiro dice que esto significa que las compañías que tengan sus sistemas equipados con IA tendrán un inmenso poder en el futuro.

Probablemente sea por eso que Google está trabajando con tanto entusiasmo en su asistente inteligente. Como señaló Shapiro, el negocio de Google hoy en día es compatible con la publicidad. Vende contactos con las marcas y sus productos en la parte superior de los resultados de búsqueda. Si los usuarios dejan de buscar los mejores tipos de detergente y en cambio confían en los algoritmos para elegir detergentes para ellos, Shapiro dice que las marcas de detergente podrían dejar de comprar esos anuncios. De esta manera Google perdería su mayor fuente de ingresos.

Cuando se le pregunta cómo se ve el futuro de la publicidad en un mundo que podría estar dominado por heladeras inteligentes y asistentes de voz, Shapiro dice que no lo sabe, pero está entusiasmado de averiguarlo.
“Adoro la tecnología que hace las cosas simples y más poderosas para las personas”, dijo Shapiro, aludiendo a la IA. La Esta, concluyo, es “a la vez emocionante y realmente amenazante al modelo de publicidad actual”.